jueves, 28 de febrero de 2013

Galletas o cookies de limón bañadas en chocolate




Ingredientes:

- 225 g de mantequilla a temperatura ambiente (no calentar en micro)
- 140 g de azúcar
- Ralladura de la cáscara de un limón
- 1 yema de huevo
- 2 cucharaditas de zumo de limón
- 280 g de harina
- Una pizca de sal
- Para el baño de chocolate: 130 g de chocolate negro.



Receta:

Batimos la mantequilla con la batidora de varillas.

Añadimos el azúcar y la ralladura de limón y seguimos batiendo.

Añadimos la yema y el zumo de limón y mezclamos bien.

Añadimos la sal y un par de cucharadas de harina. Probablemente después de esto ya no podamos seguir batiendo con las varillas, porque la masa será muy dura.

Añadimos otro par de cucharadas de harina y removemos con una cuchara. Cuando ya esté muy duro para seguir con cuchara, mezclaremos con las manos.

Echamos la mezcla en el bol con el resto de la harina y seguiremos mezclando con las manos. La masa es un poco pringosa (más que la de las galletas de mantequilla, que se hacen para decorar), así que al principio costará despegarsela de las manos, pero finalmente podremos hacer nuestra bola.

Ponemos la bola entre dos papeles de horno, aplástandola hasta que quede de 1cm de grosor. (También se puede dividir la bola en dos y hacer la operación dos veces: meter una mitad entre dos papeles, y la otra mitad entre otros dos papeles, y así ahorramos un poco de espacio en el frigo).

Dejamos la masa 1 hora en el frigo.

Precalentar el horno 10 minutos a 180º.



Opción 1: con un cortapasas, cortamos la masa y vamos colocando las galletas en un papel, sobre la bandeja del horno. Dejad separación entre ellas, porque crecen bastante (más que las de mantequilla)

Opción 2: si no tenemos cortapasas, con un cuchillo podemos hacer cortes en forma de rectángulo de 2x8 cm aprox. Tampoco mucho más grandes porque luego crecen en el horno, y no querremos tener unos súper galletones.



Hornear unos 12 minutos a 180º. Retirar cuando empiecen todas a dorarse (sin pasarnos).

Dejar enfríar en la propia bandeja del horno (si las movemos nada más sacarlas, seguirán blandas y se partirán). Una vez frías las pasamos media hora a una rejilla.



Fundimos el chocolate al baño maría. Una vez fundido, movemos con una cuchara, hasta que se enfríe un pelín (sin que llegue a solidificarse de nuevo) y empezamos a bañar nuestras galletas hasta la mitad. Después las dejamos secar sobre la rejilla o sobre un papel de horno.

Una vez frías y solidificado el chocolate, están listas para comer!! Ñammmmmm

Variación: se puede cambiar la ralladura y el zumo de limón por naranja. Claro que yo odio la naranja, y es algo que nunca voy a hacer!!!


Rallamos la cáscara de un limón.

Batimos la mantequilla.















Añadimos la ralladura de limón y el azúcar y seguimos batiendo.

Añadimos la sal y dos cucharadas de harina y mezclamos con las varillas.

Añadimos otro par de cucharadas de harina y mezclamos con la cuchara.
Pasamos la mezcla al bol con el resto de la harina y mezclamos con las manos.
Hacemos una bola con la masa y la pondremos entre dos papeles de horno (bien de una vez, o bien en dos veces)
Aplastamos la masa entre los papeles, hasta que quede con 1 cm de grosor, y la metemos una hora al frigorífico.
Sacamos nuestra masa del frigo y a cortar.
Podemos utilizar un cortapasas.

O cortar con un cuchillo, como en forma de bizcochos.
 
Metemos al horno unos 12 minutos a 180º

Cuando empiezan a dorarse las sacamos, las dejamos reposar sobre la bandeja del horno, y luego las pasaremos a una rejilla.

Fundimos el chocolate al baño maría.

Cuando empieza a enfriarse un poco, bañamos las galletas.

Las colocamos sobre una rejilla o un papel de horno, hasta que se enfrien.

Una vez frías, ¡a comer!