martes, 5 de febrero de 2013

Galletas o cookies de chocolate blanco y fresas

Por fin he hecho una receta que me dio hace unos meses Lucas, el primo de mi marido. La he intentado seguir al pie de la letra, pero como realmente no le he visto preparar estas galletas, no sé si lo he conseguido hacer igual que él. ¡¡El caso es que están buenísimas!!

Ingredientes:

Él me dio la receta de la siguiente manera:

- 3/4 cup azúcar pulverizado
- 1 cup mantequilla sin sal reblandecida
- 2 cup harina
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 1 cucharada de nata de montar
- 1/4 cucharadita de sal
- 1/2 cup chocolate blanco
- 3/4 cup de fresas cortadas (mejor deshidratadas)

Yo le he traducido, no sé si bien o mal, a gramos de la siguiente manera:

- 190 gr de azúcar pulverizado
- 250 gr de mantequilla sin sal reblandecida
- 500 gr harina
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 1 cucharada de nata de montar
- 1/4 cucharadita de sal
- 125 gr chocolate blanco
- 190 gr de fresas cortadas (mejor deshidratadas

Receta:

Para empezar he de decir que yo he hecho solo la mitad de los ingredientes (que da para llenar una bandeja) y que he utilizado fresas naturales, porque no he encontrado las deshidratadas. No sé cómo saben con fresas deshidratadas porque no las he probado (Lucas dice que buenísimas), pero sí puedo decir que con fresas naturales están muy ricas. Quizá la diferencia sea que, con fresas naturales, la masa es más pringosa, y las galletas son un pelín más difíciles de moldear. Pero no importa, porque... ¡están tan ricas!!

Primero batimos solo la mantequilla (con las varillas) hasta que quede cremosa. 1 o 2 minutos.
Añadimos el azúcar y seguimos mezclando bien.
Después añadimos el extracto de vainilla, la sal y la cucharada de nata de montar. Mezclamos.
Ahora vamos añadiendo la harina poco a poco (llegará un momento en que la batidora no pueda seguir, y pasaremos a remover con cuchara).
Picamos el chocolate blanco y las fresas.
Añadimos los trocitos de chocolate y fresas a la mezcla. Mezclaremos un poco con una cuchara y seguiremos con las manos. La masa es un poco pringosa (supongo que por las fresas naturales, quizá con las deshidratadas no pase esto).
Cuando esté todo bien mezclado, lo metemos a la nevera durante 30 minutos.
Ponemos el horno a precalentar 10 minutos a 170º.
Sacamos la masa, hacemos bolas y las aplastamos contra la bandeja de horno (dando forma de galleta).
Hornearemos las galletas a 160º, unos 30 minutos, aunque el tiempo de horneado depende del grosor de la galleta. Lucas me dijo que él las ponía a 155º, 40 minutos.
Lo mejor es la prueba de pincharlas cuando creamos que están. Si al pincharlas vemos que están demasiado blandas, las dejaremos más.
Para mi gusto, hay que dejarlas un pelín blandas, ya que luego se endurecen un poco más al enfríarse, y las cookies están más ricas blandas que duras.

Ingredientes.

Batimos la mantequilla.

Añadimos el azúcar y mezclamos.

Echamos la sal, el extracto de vainilla y la nata.

Añadimos la harina, y dejaremos de usar las varillas cuando estás no puedan girar más. Pasaremos entonces a remover con cuchara.

Picamos el chocolate blanco.

Picamos las fresas.

Añadimos los trozos a la mezcla y removemos un poco con la cuchara.

Mezclaremos bien todos los ingredientes con las manos.

Metemos la masa 30 minutos a la nevera.


Hacemos bolas y las aplastamos contra la bandeja de horno, dando forma de galleta. Dejad bastante separación porque crecerán en el horno.

Hornearemos a 160º, durante unos 30 minutos, aprox.

Una vez frías... ¡a comer!