viernes, 27 de diciembre de 2013

Tarta cheesecake de queso Philadelphia

Esta tarta es original de amigo Manu (o de su familia pero a mí me llegó a través de él). Pero yo he
cambiado algunos aspectos para hacerla más "mía". La base del relleno es totalmente suya, pero yo la monto de otra manera, digamos.
La hice para Nochebuena y gustó mucho a mi familia. ¿Os animáis a hacerla en Nochevieja?

Ingredientes:

Para la tarta:
- Una tarrita de queso Philadelphia (tamaño normal, de unos 200 gr.).
- Medio litro de nata líquida para montar.
- Medio vaso de leche (unos 100 gr.).
- Medio vaso de azúcar (unos 100 gr.).
- Un sobre de cuajada.

Para la base:
- 100 gr. de galletas maría (aproximadamente paquete y cuarto).
- 40 gr. de mantequilla muy blanda o derretida.

Para la cobertura:
- 200 gr. de mermelada de fresa (o al gusto).
- Un sobre de gelatina de fresa en polvo (si queréis que la mermelada quede completamente gelatinizada, o sólo 3 o 4 cucharaditas si preferís que no esté tan sólida).
- 50 gr. de agua.
- Frambuesas o fresas para decorar (opcional).



Receta:
El molde desmoldable que tengo es muy grande (unos 40 cm de diámetro), por lo que he necesitado dobles cantidades de todo, salvo de la cobertura que apenas eché 50 gr. más de mermelada (y todo lo demás igual).

Precalentamos el horno a 180º.
Trituramos las galletas y mezclamos bien con la mantequilla derretida. Ponemos la mezcla sobre nuestro molde y aplastamos con una cuchara dejándolo lo más uniforme posible. Lo metemos al horno para endurecer un poco la galleta, unos cinco minutos serán suficientes. Cuando veamos que se empiezan a tostar los bordes, lo sacamos y reservamos.

Hacemos el relleno. Colocamos todos los ingredientes de la tarta en una cacerola, encendemos el fuego al principio un poco más alto. Removemos con unas barillas. Según se vaya calentando, bajamos a fuego medio. Removemos constantemente hasta que tengamos una mezcla homogénea y sin grumos. Cuando parece que empieza a hervir, lo sacamos y lo vertemos sobre la galleta (despacio para no romperla).

Dejaremos enfríar al menos dos horas en el frigorífico.

Después podemos hacer la cobertura. Según el libro de la Thermomix: ponemos todos los ingredientes de la cobertura y programamos 3 minutos, 80º velocidad 2. Comprobar que los polvos de gelatina están bien disueltos. TRUCO: Yo antes trituro la mermelada porque no me gustan los grumos.

Si no tenéis thermomix, batimos la mermelada para quitar los grumos, añadimos el agua y ponemos en un cazo a hervir. Cuando hierve, añadimos los polvos de gelatina y removemos hasta que se disuelven. Retiramos del fuego.

Después dejaremos enfriar un poco (con cuidado de que no se gelatinice) y echaremos sobre nuestra tarta. Decoramos con las frambuesas y dejamos en el frigorífico al menos una hora más.

Paso a paso:
Ingredientes.

Picamos la galleta y mezclamos con la mantequilla.

Volcamos sobre nuestro molde.

Aplastamos con la cuchara hasta dejar una base uniforme.

Metemos al horno unos cinco minutos.


Ponemos todos los ingredientes de la tarta en una cacerola. Yo usé dobles cantidades.

Cuando la masa está homogénea, sin grumos, y parece que empieza a hervir, ya está lista.

Volcamos despacio sobre la galleta y dejamos enfriar al menos dos horas.

Preparamos la cobertura con la Thermomix o en cacerola.

Cobertura lista.

Cuando la mermelada está ya casi fría, vertemos sobre la tarta.

Lista para decorar.

Podemos poner frambuesas, fresas... al gusto.

Ya desmoldada! En este caso eché menos polvos de los que he puesto en la receta y no se llegó a gelatinizar. Va en gustos. Con la cobertura sólida queda más bonita, pero mi marido, por ejemplo, prefiere que la mermelada caiga! 
En este caso, la cobertura está gelatinizada.

Vista del corte, con sus tres capas. Bonita y buenísima!